La carta de la víctima de La Manada: sin odio, positiva y sin nombrar a sus agresores