Un pueblo aislado de León pudo acabar en llamas por la poca cobertura telefónica