Una de las mesas más aburridas de España: el pueblo en el que solo ha votado el 1% de la población