Los pueblos se olvidan de la España despoblada con sus famosos festivales