Cuando te lanzas al vacío y tu preciado iPhone te adelanta