Guillermo, de 19 años, recibió 3 puñaladas de su padre para salvar a su madre