La punta de la crecida pasa por Gelsa (Zaragoza), donde se refuerza una mota