A punto de morir calcinada es salvada 'in extremis' por un grupo de buenos samaritanos en EEUU