El punto más negro de caídas en Madrid se encuentra junto al Senado