Una niña, a punto de perder la mano por una bacteria comecarne que vivía en su pecera