A punto de quedarse en la calle por la rehabilitación de su edificio