El punto negro de las carreteras españolas se encuentra en Badajoz