Nunca ha habido tan pocas amas de casa y la mitad supera los 60 años