Las quemaduras son el accidente doméstico más habitual