Las quemaduras solares aportan claves para el desarrollo de fármacos contra el dolor