España declara oficialmente la rabia