Las rachas de viento alcanzaron un máximo de 155 kilómetros hora en Galicia