Una noche de rayos en Galicia