El asador rebelde acata el cierre de la Junta de Andalucía pese a lo que pretendía su dueño