La carga rápida de coches eléctricos ya es posible gracias a la inducción