¡Vamos a reciclarla!: indignación por cómo se deshacen unos jóvenes de una vieja nevera