Los recortes en sanidad dejan sin tratamiento a Jonathan