Unas 200.000 personas recuerdan en Roma al inminente beato Wojtyla, al que consideran santo