Suecia experimenta con una jornada laboral de 6 horas para sus funcionarios