El reflejo de un edificio le derrite el coche