La lucha de un refugiado sirio que ahora vende calzado de lujo en Francia