Madrid se convierte en punto de partida hacia Europa de los refugiados