Estos vecinos viven con miedo de que el edificio se les caiga literalmente encima