La reina de Inglaterra, a punto de ser disparada por un guardia real