Más de 70 países siguen castigando las relaciones homosexuales