Dos religiosos españoles, aislados en Liberia a causa del virus del Ébola