Los chicos tienen peor rendimiento educativo que las chicas pero muestran más confianza en su mismos