Un hotel reparte tapones a los usuarios para que no oigan las protestas de las Kellys