Parecer resacosa, la nueva moda en Japón