Los rescatadores, en alerta