Un rescate en primera persona