Rescate por todo lo alto en Londres