Una residencia de ancianos en Cuenca celebra su propio encierro de San Fermín