La casa de los horrores de Cádiz: les sacaban engañados de la residencia para drogarles y robarles