La residencia Jardines de Llíria abre una investigación interna tras el escándalo de las imágenes de sus residentes