Una residencia de Madrid admite haber vacunado irregularmente a sacerdotes, voluntarios y familiares de los trabajadores