Un empleado de una residencia de mayores mató a tres ancianos tirándolos por un balcón