Grito desde las residencias: "Necesitamos que hagan test a los trabajadores, nos quedamos sin manos”