La responsabilidad social podría ser un antídoto contra la crisis para las empresas de tecnología sanitaria