“Usted puede morirse si quiere”: la respuesta desde el consulado en Brasil a dos turistas españoles