Un restaurante australiano da pistolas de agua a los clientes para que alejen a las gaviotas