Los restos de la hoguera son humanos, según dos informes