Los reventas hacen su ‘agosto’ con el final de la Champions