Una revisión visual completa puede evitar el 80% de los casos de ceguera provocados por glaucoma