La revista GQ parodia en su portada el uso excesivo de Photoshop